La honradez abertzale - Mario Lopez Barea

El nacionalismo siempre construye su leyenda para acomodar la historia. Sin ir más lejos los nacionalistas catalanes cuentan con un Institut de Nova Història, atención al oxímoron ‘nueva historia’.

Al hilo de esas leyendas tenemos firmemente enraizada la de la proverbial honradez del vasco

Tiene su lógica, por cuanto la historia tiene de inmutable, con su consiguiente carga de realidad. No hay más que ver el ansia que muestran algunos en Euskadi para construir un relato del terrorismo etarra. Necesitan un relato, no les valen los hechos, por lo delatores que resultan de una trágica y despiadada realidad. Al hilo de esas leyendas tenemos firmemente enraizada la de la proverbial honradez del vasco. Está muy extendida, generalizada diría yo, la creencia de que la corrupción y el expolio de lo público es un mal español, Euskadi estaría a otro nivel.

Vamos a echar un vistazo a nuestra historia al respecto, para poner a prueba ese mantra, para comprobar cuánto tiene de legendario.

* Las tragaperras

Entre 1985 y 1989 el Departamento de Interior, entonces dirigido por el peneuvista Luis María Retolaza, concedió unas 8.000 Licencias Irregulares para explotar máquinas recreativas, por valor aproximado de 5.000 MILLONES DE PTS.  Durante la instrucción, varios testigos aseguraron ante el juez que parte de ese dinero sirvió para financiar ilegalmente al PNV. 

* El caso Azpiegitura

Una estafa de 571 MILLONES DE PTS a la Diputación de Vizcaya por sobrecostes en la construcción entre 1989 y 1993 de un edificio público.

* Las ‘Vacaciones fiscales’

Se aplicaron entre 1993 y 1994, y se calcula que unas 300 empresas se beneficiaron de estas ayudas, que ascendieron a unos 500 M€. La CE inició un procedimiento de investigación formal sobre este caso en 1999 a raíz de una denuncia, y en 2001 llegó a la conclusión de que constituían ayudas estatales incompatibles con el mercado común. 

* Irregularidades en la Hacienda de Bizkaia

Juan Ramón Ibarra, condenado a 4 años y medio de cárcel por beneficiar a 200 contribuyentes. El TS consideró probado que benefició a esos 200 contribuyentes, al simular que estaban siendo investigados por la Hacienda vizcaína cuando en realidad no había ninguna actuación sobre ellos. Esa supuesta ‘investigación’ bloqueaba el acceso a sus expedientes. Hasta siete inspectores confirmaron irregularidades, como dejar prescribir 4,2 millones de fraude de un contribuyente. Ibarra contó con el respaldo del PNV y la Diputación, que se resistieron durante casi un año a destituirlo.

Condenado a cuatro años y medio por un delito de falsedad en documento público, obtuvo el tercer grado apenas dos meses después de haber ingresado en prisión, y se reincorporó a su trabajo en la Diputación.

* El caso Margüello

Tres ex altos cargos del Gobierno Ibarretxe acusados de prevaricación y de malversar 6,8 M€, a través de varias empresas del ámbito sanitario que se beneficiaron de contratos irregulares. 

* Epsilon e Hiriko

El apoyo del PNV en 2008 a la investidura de ZP supuso una inyección en I+D+i que se destinó a dos proyectos; 46 M€ en ayudas que recibió el fracasado proyecto nacional para dotar al País Vasco de una escudería propia de Fórmula 1, Epsilon Euskadi, parece apuntar a un trato de favor concedido por el PNV a la empresa del catalán Joan Villadelprat, cuyo sueño quebró y ha dejado millones en pérdidas tanto al Gobierno central como al Gobierno vasco. Sociedades mercantiles en la órbita del PNV sólo fueron capaces de construir “un prototipo y medio” del coche eléctrico vasco, Hiriko. 17 M€ serían los fondos públicos del Estado, de la comunidad autónoma y de las diputaciones que se habrían perdido.

* El caso De Miguel

Número dos’ del PNV de Álava y diputado foral creó una “trama delictiva” para recaudar comisiones ilegales en hasta una decena de operaciones. Los contratos bajo la lupa en la trama de De Miguel suman unos 16 M€.

* Caso Bidegi

En la construcción de la autopista AP-1(Eibar-Vitoria) Bildu denunció un presunto fraude de 30,7 M€ cometido durante la gestión del PNV.

Por ejemplo Bidegi, la Agencia Guipuzcoana de Infraestructuras, pagó 8,3 M€ a las constructoras por el uso de materiales (hormigón y fibra de acero) que no se emplearon en las cantidades liquidadas.

* San Mames Berria

161 M€ entre Gobierno Vasco, Diputación, Ayuntamiento y BBK para construirle un campo al Athletic.  Por hacernos una composición de lugar sobre el valor de ese tipo de grandes obras, Cornellá-El Prat costó 83 M€ urbanización incluida. Los pagó el Espanyol y la empresa explotadora de la zona comercial. Sin coste público pues.

Nefasta gestión, o brutal sobrecoste

A todos estos casos puntuales de “gestión” pública, se pueden añadir éxitos empresariales del ámbito familiar como por ejemplo el denunciado por el PP, que instó a la Fiscalía a abrir una investigación de oficio sobre la adjudicación de 200 contratos públicos por un importe superior a 65 M€ a firmas vinculadas a familiares del dirigente del PNV Juan Mª Atutxa.

En este punto quisiera retomar el hilo que dio inicio a esta relación de éxitos en tan honesta gestión, la historia.

Corría agosto de 1986 cuando el sargento mayor de la Ertzaintza Joseba Goikoetxea, el agente del mismo cuerpo Ramón Epalza y el entonces jefe de la red oficial de comunicaciones del Gobierno vasco, Javier Aguirre, instalaron una escucha ilegal en el teléfono del Lehendakari Garaikoetxea.

La intervención ilegal del teléfono de Garaikoetxea fue denunciada en el juzgado por Telefónica, cuando arreciaban las expulsiones en el Partido Nacionalista Vasco(PNV) y comenzaba el proceso de creación de Eusko Alkartasuna(EA)

Otro caso aislado… O quizá no.

En las elecciones a JJGG de Guipúzcoa de 2007 el presidente del PNV en ese territorio, Joseba Egibar, tenía un candidato, Jon Jáuregui, para desbancar al entonces Diputado General, González de Txabarri. Casualmente, o no, se filtraron una serie de irregularidades fiscales del candidato. Egibar atribuyó al aparato la filtración.

Siguiendo con las coincidencias, tras esa filtración se produjo otra.  En este caso, relativa a irregularidades en la oficina en Irún de la Hacienda de Guipúzcoa dirigida por José Mª Bravo, hermano del senador del PNV Víctor Bravo. Dejó de ingresar 8 M€ en las arcas forales y su director se apropió de 1,7 M€ de deudas de contribuyentes morosos.  Se escribía sobre ello; Escándalos y disensiones rompen el velo de la ‘virginidad’ en el nacionalismo vasco.

Con esos graves precedentes pueden entenderse muchas actitudes y actuaciones, desde la patrimonialización de la Ertzaintza por parte del PNV, hasta la justificación de todos los casos citados. Ya se sabe que todo tiene explicación si lo hace “uno de los nuestros”, y más si lo hace por “la causa”.

Cuál es esa causa, visto lo visto…