Josu Terner, el icono de ETA - Niko Gutiérrez

Suele ser habitual que el ideario popular se apoye en pequeñas falacias afirmando cosas que carecen del mínimo rigor científico, algo muy común es gritar a los cuatro vientos: mi pueblo es el mejor.  Pues bien, su pueblo no es el mejor, el mío tampoco; de hecho, mi pueblo es una verdadera mierda, en cierto modo.

Mi pueblo tiene en su haber un buen número de vecinos ilustres, eso sí, en el lado equivocado: Josu Ternera, Maite Pedrosa, Irkus Badillo, Gaizkar Gaztelumendi…

Quizá Miravalles-Ugao, mi pueblo, es junto a Arrigorriaga, patria de Argala, uno de esos sitios en los que la ETA pija desarrollaba la parte más teórica, que luego ejecutaban los del Goierri.  Aunque cómo dice el refrán no hay etarra al que no se le escape un tiro, léase Maite Pedrosa, que participó en el asesinato de Jiménez Becerril y al igual que Ramón Espinar, apareció en los medios de comunicación disfrutando de una imponente mariscada.

Bajo la dirección de Josu Ternera ETA perpetró el asesinato de 621 personas

Josu Ternera, mi vecino, ha estado en la dirección de ETA desde 1980, y desde su entrada en la banda fue una pieza clave en su organización criminal, era algo así como el referente “intelectual”.  Su primera acción, a finales de los 70, fue pintar la víspera del día de Todos los Santos las paredes de los cementerios de la comarca con frases alusivas a su “lucha”. Bajo su dirección, ETA perpetró el asesinato de 621 personas y entre otras atrocidades se le investiga por ordenar el atentado que destruyó la Casa Cuartel de la Guardia Civil en Zaragoza, en el que murieron 11 personas, cinco de ellos niños.

Lleva huido de la justicia española más de 5.000 días, tiempo que se nos antoja más que suficiente para desarrollar estrategias policiales que hubieran concluido con su detención, siempre que hubiera existido la mínima voluntad política para hacerlo. Imagínense dónde estaría hoy Josu Ternera si se hubieran utilizado los mismos medios para detenerle que los empleados por el Estado para encontrar y detener a Luis Roldán.

Josu Ternera ha disfrutado en libertad más que seis ministros del Interior de sus cargos

Josu Ternera ha disfrutado en libertad más que seis ministros del Interior de sus cargos, cuatro del Partido Popular y dos socialistas: Ángel Acebes, José Antonio Alonso, Alfredo Pérez Rubalcaba, Antonio Camacho, Jorge Fernández Díaz y en la actualidad, Juan Antonio Zoido. Da la sensación de que ninguno de ellos dedicó demasiados medios o tiempo para cumplir con su obligación de detenerle para ponerle ante la justicia.

Un viejo amigo, creyente, me decía extrañado que había visto a demasiada gente atribuirse el diploma de artesano de la paz, y le extrañaba que en la cola no hubiera ningún Guardia Civil.

Hoy, que tanto se habla del final de ETA, tengo la seguridad de que solo existe una imagen que pueda anular el relato nacionalista que siempre ha justificado la existencia de ETA y esa foto final es, con toda seguridad, la de Josu Ternera, descendiendo por la escalerilla de un avión de Iberia, esposado y escoltado por dos Guardias Civiles, únicos y verdaderos artesanos de la paz.

En ese momento pasaremos de la rendición calculada a la derrota producida. Es por justicia.