Mecanica politica - Jorge Sanchez de Castro

¿Cómo se explica el comportamiento de C´s en relación a VOX durante las negociaciones previas a la investidura de Juan Manuel Moreno Bonilla como Presidente de Andalucía?

¿Hay vida más allá del oportunismo? Quizás no mucha, pero vamos a suponer que algo queda.

El aparente escándalo de Susana Díaz por quedar fuera del Gobierno se sustenta en que finge confundir, cuando le interesa, los sistemas parlamentarios con la aritmética: si el PSOE ganó las elecciones, ¿cómo es posible que la iniciativa política la lleve el partido que quedó en último lugar? -se pregunta la líder venida a menos-.

La cuestión del papel político de la minoría en un sistema que teóricamente debe ser gobernado por las mayorías, es relevante porque una minoría lo suficientemente intransigente provoca que la mayoría termine pareciéndose a aquélla de tanto adaptarse para conseguir su apoyo.

Un ejemplo.

El mimetismo del PP y del PSOE con las distintas variantes de los nacionalismos periféricos para conseguir sus votos, ha provocado que el inicialmente minoritario discurso independentista se haya convertido en tema esencial de la agenda política española.

Otro caso más.

La eclosión local del hasta hace muy poco minúsculo VOX ha provocado un cambio radical en el discurso ideológico del Partido Popular, la primera agrupación política en las actuales Cortes Generales.

en la situación política del país no existe una minoría, sino dos

He traído adrede los ejemplos anteriores porque en la situación política del país no existe una minoría, sino dos.  Y ese par de minorías han consolidado en torno suyo dos bloques mayoritarios, que necesariamente tienen que ser intolerantes porque es la intransigencia lo que los permite existir. El primer polo está dirigido por la minoría xenófoba de los nacionalistas periféricos que ha obligado al PSOE a suscribir sus postulados si quería gobernar.  En el segundo borne, constituido por reacción al primero, es mayoritario el Partido Popular, pero en la proa está VOX.

Si en términos físicos fuerza es igual a masa por aceleración, donde la constante es la masa y el vector del que depende la dirección y el sentido del movimiento es la aceleración, diríamos que en un bloque el PSOE es la masa y los indepes catalanes y vascos la aceleración; mientras que en el otro la masa sería el PP y VOX la aceleración. El resultado de esas dos fuerzas opuestas todavía se desconoce.

qué ha hecho Rivera y su “Ciudadanos” para superar el problema de mecánica política que le plantea la existencia de dos minorías que atraen a dos mayorías

Pero la cuestión que nos hemos propuesto es tratar de entender qué ha hecho Rivera y su “Ciudadanos” para superar el problema de mecánica política que le plantea la existencia de dos minorías que atraen a dos mayorías.  Su respuesta ha sido acogerse a otra ley física, concretamente a la conocida como “ley de la inercia”: si sobre un cuerpo no actúa ninguna fuerza, éste permanecerá en su estado original indefinidamente. O lo que es igual, Rivera ha considerado que a C’s no le afectan ni los nacionalistas periféricos ni los nacionalistas españoles.

Su pretensión es vana, como le podría explicar la misma física y hasta la aritmética (PP más C’s no desbancaban a Díaz) puesto que incluso su deseo de reposo absoluto siempre será relativo.

Así, aunque realmente no se mueva ni un milímetro, para cualquier observador o elector se desplazará a gran velocidad porque el inmóvil, mientras haya dos polos, siempre se tendrá que desplazar en un tren o en otro. Véase Andalucía.

Me dirán que el intento de C´s no debe ser calificado como ilusorio o irreal, dado que su anhelo de evitar que la masa de PP y PSOE sea atraída por la aceleración de VOX o la de los indepes, respectivamente, puede alcanzarse.  Es posible.

Pero hoy nos ha bastado con demostrar que la política española no viene determinada por la aritmética (quién queda primero, segundo o tercero) sino por esa parte de la física que explica el movimiento de los cuerpos llamada mecánica, y muy en especial por las tres leyes de Newton.

La ley de la inercia es a la que se aferra Rivera, el principio de la dinámica según el cual fuerza (Gobierno) es igual a masa (PSOE) por aceleración (“mundo indepe”) es el que explica el Gobierno “Frankenstein” de Sánchez; y la ley de acción-reacción es la que ha creado a VOX.

Terminemos con otra pregunta: ¿habrá algún líder que logre desembarazar la política de la mecánica newtoniana?  El que lo consiga creará un nuevo régimen político.