De como Podemos ha decidido traicionar a España y a la izquierda - Alberto G. Ibáñez

En el discurso inicial de Pablo Iglesias durante la pasada moción de censura, éste hizo una curiosa (por no decir estrambótica) interpretación de la Historia de España que venía a asumir básicamente el discurso de los separatistas: España no ha conseguido nunca consolidarse como nación mientras sus diversos territorios cuentan con una legitimidad propia no derivada de ninguna constitución española. La culpa sería de los borbones (franceses) aunque paradójicamente se asume como hecho evidente que España no es Francia. No se indaga mucho más. En consecuencia, a lo que podemos aspirar como mucho, casi por maldición histórica, sería a devenir una realidad plurinacional donde cada una de sus “naciones” (éstas al parecer sí) puedan decidir libremente su destino sin contar con el resto. La fórmula mágica para que pudiera funcionar un Estado así concebido (o lo poco o mucho que quedara de él) sería la “fraternidad entre heterogéneos” (sic.).

Según Podemos todos los males de España se derivarían a una derecha supuestamente cavernícola

A todo ello se añade la letanía habitual de que todos los males de España se derivarían a una derecha supuestamente cavernícola que nunca habría logrado su infausto objetivo de mantener a España unida, mientras ninguna culpa habría en los grupos que pretenden destruirla. A esto le llaman ser (post) moderno. Este discurso ingenuo y simplista fue recibido obviamente con grandes loas y aplausos por ERC y Bildu, felicitándose de que “por fin” un partido español fuera tan abierto e inteligente (¿o tonto útil?) para entenderlos y prestándose en lógica y generosa contrapartida a acabar con la segunda restauración monárquica, “tan corrupta como la primera” y culpable de todos los males. Ninguna referencia a la corrupción “transversal” catalana del 3% y de la familia Pujol ni a la sobrefinanciación del País Vasco, ni a que fuera precisamente una “República” la que impusiera a sangre y fuego (entre otros medios “democráticos” con levas forzosas en los territorios discrepantes, y con bayoneta y guillotina en la mano) el centralismo y la única lengua en Francia, acabando con las lenguas regionales (incluidas el catalán y el vasco) y con las demás singularidades territoriales, por de pronto Bretaña y Córcega además de la parte francesa catalana y vasca. Y eso que para Fernand Braudel Francia sigue siendo “el país más diverso de Europa”. Ese análisis no interesa hacerlo. Parece que (parte de) la izquierda española no logra sacudirse la pleitesía intelectual un tanto bobalicona que ha prestado siempre a todo lo francés, manteniendo el doble discurso según se encuentre al norte o al sur de los Pirineos.

La tesis supone traicionar frontalmente los rudimentos básicos de la izquierda de cualquier lugar del mundo

Llevaría a risa oír tal serie de simplificaciones conceptuales y falsedades históricas si no fueran puestas en la boca de una persona que aspira (y puede) gobernar España. Pero es que además esta tesis supone traicionar frontalmente los rudimentos básicos de la izquierda de cualquier lugar del mundo, y de manera especial la memoria histórica de la española. Veamos:

1.- Apoyar las reivindicaciones de los separatistas supone ser cómplices del plan para que los (territorios) más ricos obtengan privilegios pues solo éstos pueden plantear la independencia, minusvalorando para ello necesariamente el sentido de comunidad y solidaridad con el resto. En el año 2012 el semanario alemán Der Spiegel publicó un reportaje titulado “La hora de los egoístas” donde se analizaba el caso español señalando que: “la crisis impulsa a los separatistas en varios países de la UE y las regiones ricas ya no sienten la solidaridad con las regiones más pobres del país”. Los (territorios) más pobres, por muchos derechos históricos que atesoren, no pueden ni les conviene plantearlo.

Como consecuencia, para Podemos un pobre catalán o vasco vale más que un pobre extremeño o andaluz, y resulta bueno y legítimo que estén sobrefinanciados en relación con el resto, como lo es que se rompa la caja única de la Seguridad Social. Es decir, de esta manera, más allá de sus proclamas grandilocuentes, se  propone perjudicar en la práctica a los más desfavorecidos y respaldar a los más privilegiados. En el colmo de la ingenuidad y el buenismo se plantea como solución “mágica” de este rompecabezas (y otras muchas cosas) la “fraternidad entre heterogéneos”. Es decir sería la bondadosa y libre voluntad de los territorios más ricos (y ya potencialmente independientes) la que garantizaría la solidaridad. Es decir en un alarde de incoherencia se propone como sistema de financiación interterritorial lo que se rechaza que haga Amancio Ortega. Con una importante diferencia: éste ha demostrado con hechos que está dispuesto a hacer grandes donaciones para favorecer a los más desfavorecidos, mientras la experiencia con el funcionamiento del cupo vasco muestra precisamente todo lo contrario.

La alianza de la izquierda española con los separatistas no solo resulta “contra natura”, en términos ideológicos o de igualdad, sino que supone no haber aprendido nada de las lecciones que nos ofrece el pasado

2.- Sería muy largo de rebatir todos los errores que fundamentan la visión sectaria y simplista de nuestra Historia que hace Iglesias. Para ello me remito a mi libro La Conjura silenciada contra España, pero por ahora baste destacar un dato: la alianza de la izquierda española con los separatistas no solo resulta “contra natura”, en términos ideológicos o de igualdad, sino que supone no haber aprendido nada de las lecciones que nos ofrece el pasado (a menudo escondido). ¿Por qué pierde el Frente Popular la guerra? En lo único en que estuvieron de acuerdo Prieto, Azaña y Negrín fue en hacer frente a la traición, que los tres reconocieron en plena guerra, del nacionalismo catalán y vasco. Negrín llegó incluso a manifestar que no dudaría en ponerse: “a gritar en la plaza de Cataluña que si la guerra se pierde, se perdería principalmente por la conducta insensata y egoísta de Cataluña” (citado por Julián Zugazagoitia, que fue su asistente, en Guerra y vicisitudes de los españoles). Por ello decidió Negrín trasladar el gobierno a Barcelona, para tratar de incorporar de forma sincera a Cataluña a la guerra, y reunir al parlamento nacional (español) en la Abadía de Montserrat. Pero no sólo Negrín, Manuel Azaña, uno de los mayores defensores en España del primer Estatuto de autonomía catalán de la Historia, manifestaba en La velada de Benicarló, por boca de Garcés:

“Los periódicos, e incluso los hombres de la Generalidad, hablan a diario de la revolución y de ganar la guerra. Hablan de que en ella interviene Cataluña no como provincia sino como nación. Como nación neutral, observan algunos. Hablan de la guerra en Iberia. ¿Iberia? ¿Eso qué es? Un antiguo país del Cáucaso… Estando la guerra en Iberia puede tomarse con calma. A este paso, si ganamos, el resultado será que el Estado le deba dinero a Cataluña. Los asuntos catalanes durante la República han suscitado más que ningunos otros la hostilidad de los militares contra el régimen. Durante la guerra, de Cataluña ha salido la peste de la anarquía. Cataluña ha sustraído una fuerza enorme a la resistencia contra los rebeldes y al empuje militar de la República”.

 ¿Y los nacionalistas del PNV? Cabe recordar que entonces no existía todavía ETA ni nada que se pareciera a Batasuna o Bildu. El PNV lo copaba todo. ¿Y qué hicieron los gudaris vascos? Pues traicionar a la República pactando con los fascistas italianos su rendición, e incluso facilitándoles la vía para atacar a los republicanos. De los 100.000 miembros del ejército republicano del norte, 30.000 eran nacionalistas vascos o afines. No dudaron en sabotear el contraataque republicano. Así pagaron los esfuerzos de la República para aprobar el Estatuto de Autonomía y tolerar múltiples desplantes y afrentas durante los años que duró. Lo más relevante de esta traición es que cuando el ejército republicano se replegó sobre Santoña todavía tenía posibilidades de dar la vuelta al frente del Norte y con él a toda la guerra civil. De hecho, Franco manifestó que la rendición de Santoña supuso la clave para decantarse a favor de los sublevados la guerra. Y todo ello sin entrar en el asunto espinoso de las relaciones del nacionalismo vasco con el nazismo alemán, sobre lo que me remito al excelente película-documental Una esvástica sobre el Bidasoa, de Javier Barajas y Alfonso Andrés Ayarza, que se estrenó en 2013, y que no solo no ha recibido ningún Goya, sino que resultó enormemente difícil de ver incluso en Madrid.

Pero es que además la izquierda española también ha “olvidado” que el nacionalismo vasco y catalán trataron (en plena guerra civil) de pactar cada uno por su parte con Inglaterra y Francia para separarse de España dejando sola a la República. Negrín logró parar esas maniobras, que no llegaron a obtener gran eco. No obstante, existieron planes concretos de Francia para intervenir directamente, aprovechando la debilidad de España. ¿Para apoyar a la República, ya moribunda? No amigos, sino con el ánimo de anexionarse directamente Cataluña, Baleares y Marruecos. Solo la rápida derrota de Francia a manos de los nazis impidieron esos planes.

Y sin embargo…, con estos antecedentes gran parte de la izquierda española ha venido considerado tradicionalmente (y lo sigue haciendo) al nacionalismo vasco y catalán como la derecha moderna con la que se podía/debía pactar, al tiempo que se asumía su discurso victimista, mucho más si se trataba de grupos separatistas… de izquierda. Con ello solo se hacer reforzar la leyenda negra interna y externa anti-española y debilitarnos: España es diferente (discurso por cierto típicamente franquista) y nos merecemos lo que nos pasa.

No aprendemos. Tal vez todo se deba a que España, a diferencia de Roma, sí gusta de pagar ingenuamente a traidores. Eso, y a que nos gusta practicar la memoria selectiva y la doble vara de medir.

 

Compartir
Autor de “La conjura silenciada contra España”

1 Comentario

  1. Interesante artículo sobre la traición de los nacionalistas durante y después de la Guerra Civil un constante doble juego que han practicado siempre y que les ha dado unos excelentes resultados hay están las cifras y los privilegios. Estoy terminando de leer el tercer volumen de Verdes Valles, Colinas Rojas y estando tan inmerso en ese periodo de la historia de España y el Pais Vasco me ha interesado muchísimo el documental “Una esvastica sobre el Bidasoa”, más abajo el enlace. Gracias.

    https://www.youtube.com/watch?v=6QNilaClKks&list=FLoFKcrFrIF3nN33QHmY70hg